Amuletos para el difunto: protección en el viaje

25 feb. 2021

Desde los orígenes de la humanidad, ha existido la necesidad de reflexionar sobre el fenómeno de la muerte. El instinto natural del ser humano es el de la supervivencia, el de no desaparecer del mundo sin más, por lo que las diferentes civilizaciones a lo largo de la historia se han nutrido de creencias sobre la continuidad de la existencia más allá del mundo que conocemos.

El culto funerario guarda una estrecha relación con el desarrollo social, ya que necesitamos despedir a los fallecidos mostrando respeto y afecto. Desde los primeros rituales de la civilización, se ha pretendido despedir al ser querido asegurando su viaje del mundo de los vivos al mundo de los muertos. Para conseguir proteger al difunto en este trance, se les ha otorgado un poder especial a ciertos elementos de acompañamiento: los amuletos.

Amuletos de protección

Las diferentes creencias sobre lo que aguarda tras el fallecimiento, propias de las civilizaciones que han ido apareciendo y desapareciendo en la historia de la humanidad, tienen un punto en común: la protección del viaje del difunto. Prueba de ello es la costumbre de las culturas tradicionales e históricas de acompañar el cuerpo de la persona fallecida con amuletos que le aseguran un camino claro, una buena acogida e incluso una mejor existencia.

Los ritos funerarios ayudan a sentir que el ser querido ha fallecido pero su existencia no ha acabado. Una visión con doble propósito, por una parte rendir honores a la persona que se ha ido y por otra contar con la convicción de que, llegado el momento, lo único que perecerá será el cuerpo.

Los amuletos de protección del difunto son aquellos que ayudan al fallecido a soltarse de lo mundano para abrazar la existencia eterna. Las diferentes culturas proveían de un poder sobrenatural a ciertos elementos que debían acompañar al cuerpo del difunto para que realizaran su función en el más allá. Estos amuletos de protección han ido adoptando distintas formas en la historia.

Amuletos en el ajuar funerario

En la cultura egipcia, los amuletos se construían bajo prescripción, siguiendo las instrucciones del sagrado Libro de los Muertos. Este texto funerario del Antiguo Egipto servía de guía para crear las fórmulas mágicas pertinentes.

Los amuletos de divinidades en la cultura funeraria egipcia, son los que representan a deidades y figuras de animales sagrados. El difunto podía adquirir las propiedades y atributos de estos elementos de protección siempre y cuando éstos estuvieran en contacto con el cuerpo creando un vínculo entre la persona fallecida y las características especiales del representado en el amuleto.

Por su parte, los amuletos de similares, como su propio nombre indica, son aquellos que simulan exactamente la forma que adoptan. Los más habituales de este tipo, son aquellos que representan diversas partes del cuerpo humano como los ojos, las orejas, los brazos o los pies, con el objetivo de mantener activa esta parte del difunto en el más allá. Otra clase de amuleto similar es aquel que representa un animal dañino, cuyo fin era proteger al fallecido del ataque de éste en su camino a la eternidad.

Entre otros amuletos que podían acompañar al difunto, en el Antiguo Egipto destacan sin duda, los amuletos de protección cuyo fin era el de reclamar ayuda a agentes externos, considerados como dioses, para que acompañaran al difunto en este tránsito. Entre los amuletos de protección más conocidos de este tipo, y más numerosos, se encuentran los escarabeos (amuleto con forma de escarabajo).

Otra de las civilizaciones antiguas más populares y en las que el uso de elementos funerarios de protección revestían de gran importancia es la azteca. El uso de amuletos y talismanes para asegurar el combate o para proteger la siembra era muy habitual en esta cultura.

Los sacerdotes eran los encargados de crear los amuletos aztecas y de dotarlos de su especial poder. Los amuletos en los rituales funerarios eran obligatorios y estaban compuestos por varios materiales como el papel, la piedra, la madera o, incluso huesos y oro. Entre los amuletos más comunes, se utilizaban algunos elementos de ruego como oraciones con fórmulas mágicas escritas en un papel que se colocaban sobre el fallecido. Otras piezas que habían pertenecido a la persona fallecida en vida como collares de madera y pluma o piedras de pedernal también servían como amuletos de protección si se colocaban sobre la cabeza del difunto. Estas propiedades se encargaban de proteger a su dueño de los espíritus del mal.

Religiones como el cristianismo introdujeron otras tradiciones en la cultura funeraria occidental como la colocación de un crucifijo o escapulario entre las manos del moribundo a modo de amuleto para que actuara como intercesor de su alma.

La luz como amuleto

El uso de la luz de las velas para iluminar el camino al más allá ha sido bastante recurrente en diferentes culturas funerarias de todo el mundo.

Así pues, en algunas culturas orientales, la luz es la que asegura el recorrido del difunto. En Japón se celebra la fiesta Obon, en la cual se representan determinados espectáculos de baile y danza al tiempo que se lanzan linternas o farolillos al agua para iluminar el camino de los muertos. Esta tradición forma parte de la propia cultura japonesa y es un homenaje que honra a los espíritus de los antepasados fallecidos.

Aún hoy, la luz como amuleto también es utilizada en culturas occidentales como la española, pues la creencia de que esta luz ayuda al difunto a llegar al cielo, dentro de la costumbre religiosa, sigue siendo habitual. En todo caso, actualmente es más común encender velas o algún otro tipo de luz como elemento de recuerdo y homenaje a los fallecidos en las festividades del 1 y 2 de noviembre, Día de Todos los Santos y Día de Fieles Difuntos.

Si te interesa conocer más acerca de las diferentes culturas funerarias alrededor del mundo, te recomendamos el apartado de Cultura y muerte de nuestro blog, en el que podrás encontrar artículos como Cinco tradiciones funerarias exóticas y sorprendentes o cómo eran los ritos y costumbres más allá del funeral en Muerte en la antigua Grecia.

Pubicado en: Cultura y muerte