Banquetes: una manera de agradecer el apoyo en el duelo.

28 jul. 2021

La tradición del banquete funerario se remonta a la época de los antiguos egipcios, quienes formalizaron este tipo de ceremonias en concordancia a su creencia de vida tras la muerte. De igual modo lo hacían los antiguos griegos cuyos ritos permitían celebrar banquetes tras la muerte de un familiar o un ser querido. Pese a que una costumbre similar ya existía con anterioridad en algunas partes del territorio español, no fue hasta el siglo XVI cuando se comenzaron a realizar banquetes funerarios. ¿Por qué se originó esta costumbre?.

A lo largo de la historia de la humanidad, la muerte siempre ha estado acompañada de distintos rituales adaptados según el carácter y las particularidades de cada cultura. Una tradición que ha permitido a los historiadores observar y entender cómo era tratado el tema de la muerte en las distintas civilizaciones.

¿Cómo se originó la costumbre de celebrar banquetes funerarios?

En las civilizaciones antiguas, los banquetes tras la muerte se preparaban para el viaje del difunto. La adaptación del banquete funerario a lo que hoy conocemos, aunque cada vez más en desuso, tiene origen con la prolongación de los velatorios. La costumbre de enterrar a los fallecidos 24 horas después de su muerte se vio modificada por velatorios más largos que aseguraban que la persona había fallecido y no se encontraba en un estado de catalepsia.

Es por ello que un banquete funerario también es la invitación que hace la familia de una persona fallecida en la que se ofrece comida y bebida a los asistentes durante el velatorio. Esta costumbre guarda relación con lo que se hacía siglos atrás, ya que suele realizarse antes de la salida del cuerpo del fallecido hacia el camposanto.

Este tipo de ritual nace a partir de la necesidad del ser humano de preparar la despedida de su ser querido, pero también como manera de agradecer el apoyo y la compañía de todos los asistentes que formaron parte de la vida del fallecido.

En el artículo “Funeral: su origen e importancia” se describen algunos de los detalles que han marcado la evolución de los funerales.

¿Qué tipo de alimentos se ofrecen en los banquetes funerarios?

En España, aunque cada vez es menos común, en las zonas más rurales todavía se celebran este tipo de tradiciones funerarias relacionadas con la ofrenda de alimentos. Así en Galicia es habitual encontrar platos como callos con garbanzos, pastas con chocolate y vino dulce, así como sardinas con pan.

Por su parte, en Castilla y León, se define esta tradición como “duelos y quebrantos”, concepto que además está presente en la novela histórica “Don Quijote de la Mancha”. En esta zona, además, es habitual que sean los “invitados” quienes se encarguen de elaborar los preparativos del banquete funerario, una manera de ofrecer su apoyo a los familiares del difunto. En las zonas de Extremadura y Andalucía son habituales las sopas por su poder reconfortante, así como los dulces.

Si bien es cierto que la evolución de la sociedad española ha cambiado el lugar del velatorio de las casas particulares a los tanatorios por ser un lugar mejor preparado para esta fase, es habitual encontrar un modesto ágape tanto para familiares como para asistentes, con el objetivo de agradecer el apoyo y hacer más llevadero el paso inicial de un proceso tan complicado como es la elaboración del duelo.

A la hora de entender y observar cómo ha sido la evolución de la cultura funeraria en la historia de la humanidad, es importante conocer algunos detalles de su origen. Es por ello que en nuestro blog, existe una categoría denominada “Cultura y muerte”, compuesta por distintos artículos que pueden ser de gran ayuda a la hora de entender algunas tradiciones y costumbres, su origen e importancia en el proceso de duelo.

Pubicado en: Cultura y muerte