Recuerdo tu sonrisa tita, y puedo sentir tus abrazos fuertes y amorosos.
Recuerdo tu cara de felicidad y tus grandes gafas.
Perdoname por no haber estado allí.
Un beso grande tita.

Artículos relacionados

Consulta toda la información de apoyo a la pérdida en nuestro blog especializado