Querida abuela, no te conocí porque la vida quiso que te fueras 4 meses antes de que yo llegara al mundo. Pero te prometo, que mamá se ha encargado de tener tu recuerdo muy vivo todo este tiempo y que te queramos tanto como si te hubiéramos disfrutado.
Un beso eterno.

Artículos relacionados

Consulta toda la información de apoyo a la pérdida en nuestro blog especializado