Aun oigo el sonido de tu bajo por el patio, aun oigo tus silbidos al subir las escaleras, aun huelo tu pan cristal recién hecho...

Candela y Ami están creciendo y aprendiendo, cada una a su manera. Estoy con ellas en cada momento importante, como te prometí.

Artículos relacionados

Consulta toda la información de apoyo a la pérdida en nuestro blog especializado