Te mando un beso, abuela. Si tú eatuvieras aquí, todo sería más fácil. Tu infinita paciencia, tu estar ahí, siempre, sin pedir nada a cambio, tu frescura cercana con todos... tu magia para unir y estar pendiente de aquellos que más te necesitaban.... ¡Cuánto te echo de menos!

Artículos relacionados

Consulta toda la información de apoyo a la pérdida en nuestro blog especializado