Nunca viajó más allá de lo que le dejó su cabeza. Al amanecer, un día su cabeza le dejó salir y entonces se dejó morir. Qué descanse en La Paz.

Artículos relacionados

Consulta toda la información de apoyo a la pérdida en nuestro blog especializado