Hola papá:
Hace ya más de cinco años y todavía te recordamos todos los días. Echamos de menos tus chistes, tu ahínco, tu capacidad de esfuerzo, tu buen humor (y a veces también el malo). Le hablo a Lucas de ti a menudo. No quiero que te olvide del todo. Habríais sido inseparables. Guárdanos un cortado con agua del Carmen para cuando vayamos a verte, con un pastelito o dos, que nos hemos vuelto golosos con la edad. Y ya sabes, hasta pronto, porque en la eternidad eso es sólo un segundo.

Artículos relacionados

Consulta toda la información de apoyo a la pérdida en nuestro blog especializado