Jordi, DEP mi amado marido, gracias por una vida tan feliz juntos, gracias por tu simpatía, amor, amistad, respeto, complicidad, ejemplo de lucha y superación. Estoy segura qué estás siendo feliz en el cielo y qué aunque llevas poco tiempo ahí te los habrás ganado a todos, además qué cuando me toque viajar a mí hasta donde estás ahora me estarás esperando para cogidos de la mano disfrutar juntos eternamente nuestro hogar en el cielo que ya debes estar arreglando. Te amo hoyuelos, recuerda de hacer sitio para tú bici, te echamos de menos. Hasta luego punki